sábado, 25 de febrero de 2012

De la mano de papá

Al buscar un nombre para el blog, lo cierto es que lo tuve fácil. Esa expresión, custodia compartida, la llevo asociando a nuestro actual modo de vida a todos los niveles que podemos experimentar. 
El sentimiento de padecer una suerte de libertad vigilada en donde la última palabra parece que la tienes tú… pero que no acaba de convencerte (tomas una decisión y al segundo piensas “cómo he llegado hasta aquí?)
Para que me entiendas, y para explicarme mejor, te pongo el ejemplo de Europa en los últimos 48 meses:

Después de las múltiples medidas tomadas en nuestro país para evitar el colapso económico, independientemente del color político del gobierno que las tomare, aún permanece en mi interior la sensación de que no hemos hecho nada de lo que realmente estuviéramos convencidos. Bajo la mirada del Sr. Van Rompuy y del Sr Rehn (tutelados por Merkozy) hemos dado considerables pasos atrás en lo que conocíamos como Estado del Bienestar. 
Sólo por nombrar algunos de estos hitos, menciono la bajada real de nuestra capacidad adquisitiva, “flexifacilitación” del despido y abaratamiento de sus costes, más años de vida laboral y mayor periodo de cotización para optar a una pensión pública…
Empeoramiento de servicios públicos esenciales como la sanidad o la educación, ahí es nada (por mucho que traten de hacerme ver lo contrario) 
Sin olvidarme de la ya deteriorada inversión en Cultura, Investigación y Desarrollo y modernización tecnológica (la España 2.0 es la que tiene más usuarios de Redes Sociales… y el menor número de empresas que considera fundamental trabajar en la red…(hay gente que todavía no cree en esto del interné)
No quiero extenderme en este terreno.
Lo cierto es que todas estas modificaciones nos las han endosado con calzador, in-extremis e impuestas por terceras partes cuya principal motivación es que no se colapse nuestro sistema… para que sus bancos puedan recuperar los miles de millones de euros invertidos en nuestro país. 
Entiéndanme: no soy un euro escéptico. 
¿Pero hemos tomado las medidas correctas, o es sólo cirugía plástica?
Llevamos todo este tiempo de crisis y aún no se han barajado aquellas opciones que considero que son las más correctas, valientes y osadas:
¿Cuándo se va a poner fin a las duplicidades en las administraciones públicas? Pero de verdad. Sabiendo que son medidas dolorosas por pérdida de puestos de trabajo, pero que a la larga llevan lastrando las cuentas públicas desde hace mucho tiempo. ¿Por qué no se mancomunan ayuntamientos de baja población para ofrecer servicios a sus convecinos?
¿cuándo se va a fortalecer el sistema de educación pública? Fortalecimiento entendido como proceso por el cual se le exige al alumno mayor capacidad y esfuerzo para conseguir un nivel educativo equiparable al de países cuya balanza de pagos está inclinada hacia la exportación.
¿cuándo se va a perseguir seriamente el fraude fiscal a todas las escalas? El defraudador en España tiene un atractivo que no ha sido convenientemente desdibujado. El que no paga sus impuestos y deberes te está estafando a ti directamente, que sí los pagas religiosamente. Hay opiniones que dicen que gracias a la “economía sumergida” no ha habido revueltas sociales en nuestro país.
Bueno, yo digo que sin esta economía soterrada, al margen de la ley, en este país no había que haber tomado decisiones drásticas de recortes sociales. 


Vivimos en un momento en donde se nos conmina a a que “recortemos” nuestros gastos, para atender nuestras obligaciones financieras. 
Resulta que recortamos dónde más duele en lugar de hacerlo donde más debemos…
¿Y cuándo vamos a hablar de políticas de estímulo? Ah, eso no toca, ya nos lo dirá Durao Barroso, o Merkel, ó el FMI…
Hasta ese momento, lo que toca es recortar…

2 comentarios:

  1. Preguntas "¿Cuándo se va a poner fin a las duplicidades en las administraciones públicas? ...¿Por qué no se mancomunan ayuntamientos de baja población para ofrecer servicios a sus convecinos?"... La respuesta te la quiero brindar con el título de una de las mejores obras de nuestro premio Nobel Jacinto Benavente: "Los intereses Creados".
    Allí, Crispín afirma (creo que en el segundo acto) "Mejor que crear afectos es crear intereses"
    Claro que tienes razón. ¿Quién lo duda? Pero acabar con las pequeñas o grandes -desde luego, mezquinas- cuotas de poder que supone controlar diputaciones, cabildos, gobiernos autónomos o acabar con ayuntamientos que en la actualidad son vestigios de un pasado no sé si glorioso, es casi una utopía que levanta ampollas en la delicada piel de los políticos.
    Mientras tanto, a apretar el cinturón (o el cuello, que ya no sé) al pueblo manso que si se rebelase, ya están esos señores tan aguerridos en las luchas contra adolescentes para meterlos en cintura. Y desde luego, también está ahí Europa para ser usada como justificación y excusa de cualquier desmán.
    Una interesante y bien documentada reflexión, de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tienes razón Jesús, entiendo que lo que no se haya hecho hasta ahora es puramente por el afán de seguir controlando de algún modo todos los estamentos de influencia pública, pero en la medida que seamos más voces que pensemos de esta forma, se podría hacer más cercana la posibilidad de que ocurra.
      Soy de este parecer: Un acto se crea primero en la mente, y luego se transformará (o no) en algo tangible. Cuantos más seamos los que creemos esta idea en nuestra mente, más posibilidades hay de que ocurra.
      sigo aprendiendo de ti, amigo Abdel.

      Eliminar